Editoriales


Editorial 180: La Propiedad Horizontal y el cuento de “La Vaca Lechera”

Tengo el privilegio y la enorme responsabilidad como nuevo presidente de AIPH de poner en manifiesto un inminente incremento de expensas que no sabemos dónde terminará.

Aumentos mayores del 200% en las tarifas de gas, luz y agua (este último con inexplicables subas del 1200% en algunos casos); bonos remunerativos y un aumento de salarios que se exige del que no hay acuerdo homologado; y un contexto inflacionario que lastima los bolsillos de todos los que pagan las expensas del Consorcio.

Además de esto, estamos a la expectativa de qué pasará con el Consejo de la Propiedad Horizontal que le otorga participación mayoritaria al SUTERH, mientras el Gobierno le entrega la regulación de la matrícula de los administradores, donde se fijarán aranceles aún desconocidos que las administraciones deberán trasladar al Consorcio.

Con más preguntas que respuestas, afirmar el costo de vivir en un departamento es un misterio.

Si agregamos el tema de los alquileres, podemos encontrar un dos ambientes por la zona de Caballito entre $5.000 y $6.000 y mayormente se pactan los contratos con ajustes semestrales. Alquileres de $5.000 más $2.000 de expensas y sueldos netos promedio de $10.000; es la ecuación que no le cierra a los jóvenes que buscan iniciar su camino en la vida laboral.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por su parte, terceriza todas las inspecciones de ascensores, calderas, termotanques, fachadas, entre otras, y todo esto repercute en mayores aranceles y gastos que soporta el Consorcio.

Existe el control del control, por si el que tenía que controlar se olvidó, pero no existe ningún mecanismo de ayuda económica, asesoramiento o plan financiero para que el Consorcio pueda resolver las irregularidades que pudieran presentarse.

Ojo! Eso sí, la intimación o la multa va a llegar en tiempo y forma.

La realidad social y económica de quienes comparten un Consorcio es una discusión sin fin, buscando cómo hacer frente a todas las obligaciones que nos imponen sin ningún derecho.

Hoy hay un nuevo plan de créditos hipotecarios, a lo mejor sea momento de pensar en créditos para los Consorcios, accesibles, que han destinado sus partidas presupuestarias en reparaciones y mantenimiento a absorber el sistemático incremento de precios.

Lamentablemente, se instaló en la mente de gobernantes y sindicalistas que el Consorcio es un cliente cautivo y una gran “vaca lechera”, al que le van a mandar la factura y no puede hacer más que pagarla bajo apercibimiento de reclamarlo mandando intimaciones y sanciones.

Hasta que no se instaure un nuevo paradigma en la cúpula del Gobierno y se comprenda claramente que están afectando el derecho a la vivienda de millones de porteños, esto no va a mejorar.

Cuánto cuesta vivir en propiedad horizontal?

No lo vamos a saber, por lo menos por ahora.

Solo nos resta ser pacientes y cuidar nuestros derechos, esperando que nuestros representantes tomen conciencia del daño que le están causando a más de 3.000.000 de personas que vive en Consorcios.

Escribe: Lic. Matías A. Ruiz | Presidente de AIPH

 

 
Editorial 179: La Gran Estafa, comienza por la CABA

El desafío más complicado al momento que tener que escribir un editorial, es no ser reiterativo y que a su vez el tema que se trate, resulte de interés al lector.

En los últimos meses, la cuestión de la ley del “mamarracho” y de la “vergüenza”, la ley 5464/CABA (Consejo de Propiedad Horizontal), ha ocupado nuestro tiempo y preocupación. De hecho, hemos escrito decenas de notas y reflexiones al respecto.

Los medios más importantes, en forma tardía, están y han levantado notas al respecto, algunos con mayor profundidad que otros.

Claramente, un tema tan sensible se está instalando en la sociedad, después de casi 5 meses de vida que lleva este “engendro”.

Es menester que el ciudadano promedio tome conocimiento de la importancia que tiene ésta ley. Que puede ser determinante para el futuro próximo y que puede trasladarse, como efecto dominó, a las principales ciudades del país.

Ejemplo, podría ser la demora en más de un año de la falta de reglamentación de la ley 14701 de la Pcia. de Buenos Aires? Pero, será harina de otro costal…

El gremio del Suterh, con el aval de la legislatura y del poder ejecutivo, legitima su liderazgo político.

El ciudadano que vive bajo la modalidad de la PH, no es participado. Como la mayoría de las veces es un convidado de piedra. El “porteño consorcial”, desde que nace tiene obligaciones para con el gremio. Es como el pecado original, deberá bautizarse para redimirse.

El CPH, es la trampa más engañosa que hemos visto en los últimos 30 años.

Es la punta de un iceberg, que sólo Dios sabrá como se escribirá esta historia.

El empleado controlará a su empleador. Dictará sus normas de funcionamiento. Emitirá su matrícula y reglas de funcionamiento. Arancelará, juzgará, controlará y sancionará… etc… etc…

Pero a su vez, el Defensor del Pueblo de la CABA, Alejandro Amor, aseguró que se va a "oponer firmemente" a un incremento en las expensas, mientras alertó que "sólo el 25% de los administradores cumple con la normativa vigente" (nota publicada en Big Bang News del 22/04/16).

Es decir, que por decreto asegura que no impactará en las expensas este CPH. Qué lástima! no haberlo sabido antes, frenaríamos en forma mágica los incrementos en las expensas…

Quién entonces financiará este sistema o deberá absorber esta fiesta?

El administrador? Lo cargará en sus honorarios o los cobrará como “aranceles” en forma separada.

El consorcista? Lo pagará de cualquier manera, en forma directa o indirecta se trasladarán los gastos a las expensas.

El estado? En los últimos 8 años no se hizo cargo de nada en esta ciudad, ni de sus propios controles, al punto tal que todas las obligaciones las tercerizó sometiendo a los consorcios a una fiesta descontrolada de gastos. Es más, aduce su propia incapacidad e ineficacia del control para favorecer estas prácticas y que ahora vuelve a repetir, esa modalidad, con el Registro Público de Administradores (RPA), creando por ley el Consejo.

Intentan argumentar que sólo el 25% de los administradores cumplen con la normativa vigente? Motivo para voltear al RPA y vivar al CPH?

El gremio y el GCABA, permanentemente presentan a los administradores como el gran monstruo  vencer, no será que en éstos trasladan sus propias gestiones?

No nos dejemos engañar, no es necesario un CPH.

Y menos aún en poder del sindicato, que nada tiene que hacer en las relaciones privadas: consorcio – administración. No tiene porqué participar.

No tienen argumentos para sostener este gran negocio.

No mencionan que los consorcios, en los últimos años están siendo asfixiados con políticas para nada sociales, creadoras de meras cajas recaudadoras y provocando incrementos en la morosidad.

Hace más de 1 año y medio, que se están paralizando todas las obras de reparación y mantenimiento en los edificios. Hay desinversión en el sector.

Paradójicamente, habrá un único favorecido con todo esto, como siempre el Suterh.

Y dos grandes perdedores: el consorcista (propietario e inquilino) y el administrador.

Sólo dependerá que nosotros, los afedctados, reaccionemos como sociedad y frenemos este atropello si la justicia no pone el equilibrio requerido.

No podemos seguir mirando como simples espectadores.

Escribe: Adrián Hilarza | Socio fundador de AIPH

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>
Página 10 de 47