Editoriales


Editorial 195: Nueva Exhortación

Este mes se completa el aumento pactado en paritarias con el gremio de los encargados.

Mucho se ha hablado previamente, pero queremos presentarles una breve síntesis analítica de como quedó establecido el aumento.

Hasta mayo 2017 inclusive, se mantenían las planillas salariales de diciembre 2016.

Durante los meses de junio y julio, los empleados comprendidos en el CCT recibieron un aumento del 10% sobre el básico.

A partir de agosto, tendrán otro 11% calculado sobre los haberes recibidos hasta mayo, es decir, no es acumulativo.

Cabe destacar que estos mismos porcentuales fueron aplicados sobre todos los plus como antigüedad, limpieza de cocheras, movimientos de autos, jardín, etc. Como mínimo casi todos los trabajadores del sector tienen antigüedad, por lo que el aumento fue superior al 21% en términos reales, dado que dichos plus empujan al resto de los ítems.

El valor de la hora extra se ve incrementado proporcionalmente a estos aumentos, por lo que muchos consorcios optaron o están optando por prescindir de esas horas extras de servicio, para que el monto de las expensas no se dispare.

Algunas cosas que llegaron para quedarse: el 24 y el 31 de diciembre son días de asueto para todos los empleados del SUTERH (si los trabajan, se deben pagar como horas extras al 100%) y junto con el pago de la segunda cuota del SAC, un bono del 20% sobre el básico. Entre otros temas…

La “culpa” de esto no recae sobre el encargado, pero son hechos concretos, datos determinantes, que nos vemos obligados a informar y a considerar al momento de contratar personal para este servicio.

Si en un Consorcio, el rubro sueldos y cargas sociales representa el 50% del gasto, tus expensas van a tener que aumentar un 15% para cubrir este incremento. Si es del 70%, el ajuste será de un 18%.

La “góndola de las expensas”, recordemos, que no solo se ve afectada por este tema tan sensible por su impacto, sino también la agravan las innumerables cantidad de obligaciones a las que se fue incorporando a los consorcios en los últimos 20 años (en particular la CABA en los últimos 10 años), los grandes cambios en los impuestos y servicios y la regular calidad con la que se viene edificando década tras década y en declinación permanente.

Desde nuestra Asociación, una vez más, volvemos a solicitar públicamente a todas las partes que hacen a la Propiedad Horizontal y más aún, exhortamos a los que participan en las paritarias del sector, a que los Administradores de Consorcios ni ninguna entidad que pudiera considerarse como representantes de ellos, discutan y firmen paritarias.

Solo nos trae malestar y desprestigio.

Escribe: Lic. Matías A. Ruiz | Presidente de AIPH

 

 
Editorial 194: Nueva modalidad de trabajo: Constituir la Prueba

Existe, principalmente en la Ciudad de Buenos Aires, una “nueva verdad” que rige la vida de los porteños: no cargar más el costo político.

Ya sea por negligencia u omisión, por falta de prevención, o por cualquier otro motivo, este paradigma se ha instalado en nuestras mentes y predica que alguien debe ser el responsable ante cualquier conflicto que afecte a una persona o a un grupo social.

Constituir la prueba, esa es la cuestión…

Permítanme clarificar la idea con un simple ejemplo.

Se cae un entrepiso de un boliche y muere una persona.

El Gobierno argumentará, que no habían finalizado los trámites de habilitación y que no cumplían con la ley 257 que certifica la construcción edilicia.

El dueño del lugar diría, que el profesional no cumplió con sus obligaciones.

El profesional, que el sistema del Gobierno para habilitaciones no funciona.

La reacción en cadena es buscar un responsable que cargue todas las culpas, cuando el fallecido estaría viviendo normalmente si no hubieran armado un entrepiso precario. Esa  cadena podría seguir infinitamente hasta el punto de pensar que el culpable era el chico, por no mirar o no prestar atención.

Aclaremos que este ejemplo no es real y es al sólo efecto ilustrativo.

En la PH… tercerización de las responsabilidades

En la propiedad horizontal y ante las enormes obligaciones legales que caen en cabeza del administrador, conforme al Código Civil y Comercial, debió adaptarse o mutar a esta realidad implementando la modalidad de “constituir la prueba”.

Esto es, acumular inspecciones, informes, actas de asamblea o cualquier otro documento escrito, que pueda usar para demostrar que ha agotado todas las vías posibles para evitar cualquier siniestro que pueda afectar al Consorcio, sus ocupantes o bienes.

De esta corriente derivó la disposición de Defensa al Consumidor conocida como “Edificio Seguro”, que en mi opinión, es el control de un profesional del certificado que debió haber controlado el administrador según el control del profesional de alguna de las normativas que abarca.

Sería bueno ser más eficientes. Hacer las cosas una sola vez y bien, de manera de no duplicar o triplicar gastos y logrando la prevención de accidentes que eran perfectamente evitables, si estuviéramos más concentrados en lo que hay que hacer, antes que cómo probar que lo hice.

El gobierno porteño, se ha mostrado su propia incapacidad de controlar absolutamente nada y como mecánica de salvación en caso de siniestros, ha tercerizado todos los controles en PH pero con cargo al consorcio. Es síntesis, se ha lavado las manos e intentando caer parados.

Esto ha provocado más impactos en los costos consorciales porteños en los últimos 8 años.

Inexplicadamente, la comunidad consorcial ha hecho silencio a lo largo de estos años respecto a este tipo de prácticas costosas, inútiles y con la cabeza del representante legal, lo más sencillo, esperando a rodar…

Escribe: Lic. Matías A. Ruiz | Presidente de AIPH

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>
Página 1 de 45